Para las empresas de transporte, prolongar la vida útil de sus vehículos y reducir los costes relacionados con el mantenimiento es crucial para seguir siendo rentables.

Disponer de un plan de mantenimiento preventivo marca la diferencia entre las empresas que se limitan a solucionar problemas y aquellas que buscan anticiparse a ellos. Muchas empresas cometen el error de ver el mantenimiento preventivo como un coste añadido innecesario, entendiendo que únicamente hace falta actuar cuando hay una incidencia que resolver. Esta actitud es errónea y conlleva grandes costes, ya que si no actuamos a tiempo nuestra capacidad de reacción ante una incidencia será mucho menor y tendrá más repercusión en la productividad de la empresa.

En este artículo te ayudaremos a descubrir las claves del mantenimiento preventivo y los múltiples beneficios que la prevención provoca en tus vehículos. ¡Toma nota!

Formación Gratuita Movertis

Diferencias entre prevención y corrección

Cuando hablamos de un plan de mantenimiento preventivo en el sector del transporte, nos referimos a un conjunto de tareas realizadas con el objetivo de prolongar la vida útil de los vehículos de tu flota. La principal diferencia respecto al mantenimiento correctivo, el más común en las empresas, es que el segundo se inicia únicamente cuando hay una incidencia, anomalía o problema. Es el plan que debería activarse en aquellas situaciones adversas que no puedan evitarse previamente.

¿Sabías que . . .

el coste de solucionar una incidencia es 3 veces más que el de prevenirla?

No obstante, a menudo nos encontramos con empresas que únicamente disponen de mantenimiento de corrección. Si tu empresa es una de ellas, estarás ralentizando tus tiempos de respuesta, perdiendo agilidad a la hora de gestionar procesos y encareciendo los costes asociados a los mantenimientos de tu flota.

Beneficios del mantenimiento preventivo

5 beneficios del mantenimiento preventivo para tu flota

1. Proactividad

El mantenimiento preventivo permite adoptar medidas para prevenir incidencias y anticiparte a los posibles fallos. Con un plan de estas características, localizarás los problemas antes de que se produzcan, pudiendo actuar sin que lleguen a afectar el funcionamiento de la empresa.

Ten en cuenta que tu prioridad debe ser minimizar las incidencias y solo actuar en el caso de que sea necesario.

2. Ahorra costes

Aunque la degradación de tus vehículos es un problema inevitable, con el mantenimiento adecuado reducirás sus costes y alargarás la vida útil de tus vehículos. Adoptar medidas preventivas te ayudará a identificar piezas en mal estado y posibles anomalías en el motor que, en caso de que fueran a más, afectarían gravemente a tu flota.

Las plataformas de gestión de flotas te permiten conocer cuáles son los factores que causan ese desgaste en tus vehículos y cómo llevar un control exhaustivo de todos ellos para que puedas tomar las medidas necesarias para optimizarlos.

3. Aumenta tu productividad

No solo ahorrarás costes y lograrás aumentar la vida útil de tus vehículos, sino que obtendrás múltiples beneficios que mejorarán la productividad de tu flota y optimizarán todas tus entregas. Entre las principales mejoras que afectan a tu productividad, destacamos:

  • Evitar grandes costes de degradación
  • Aumentar la seguridad y disminuir el riesgo de sufrir un accidente
  • Minimizar el número de averías
  • Reducir el tiempo de inactividad y aumentar el tiempo en carretera de tu flota

El mantenimiento preventivo, junto con una herramienta de monitoreo y seguimiento en tiempo real,  te ayudará a ahorrar tiempos de gestión, reducir los tiempos de tus entregas y llevar un mayor control de tu flota.

4. Mejora tu capacidad de reacción

También te ayudará a aumentar tu capacidad de reacción y reducir los tiempos de respuesta ante cualquier incidencia.

Ten en cuenta que, gracias al mantenimiento preventivo, cuando se produce un incidente, tu empresa estará preparada para afrontarlo. No deberás esperar a que ocurra el incidente para adoptar las medidas oportunas, sino que ya habrás valorado la posibilidad de que surgiera ese incidente y sabrás como actuar.

5. Incrementa la automatización

Aunque el mantenimiento correctivo también recoge protocolos de actuación, el mantenimiento preventivo tiene más efectividad, entendiendo que se activa periódicamente y no está sujeto a una situación de riesgo o tensión.

Para hacer más sencillo tu mantenimiento, puedes combinarlo con herramientas de gestión que te notifiquen cada cierto tiempo de las revisiones pendientes, ayudándote a organizar mejor tus mantenimientos y tenerlo todo bajo control. Si haces bien esta práctica, reducirás enormemente el número de accidentes y averías de tus vehículos, con lo que incrementarás tu seguridad.

Ahora ya conoces las principales razones por las que deberías incluir el mantenimiento preventivo en tu plan de contingencia. Piensa que, hoy en día, llevar a cabo estos mantenimientos es mucho más sencillo gracias a los sistemas tecnológicos existentes en el mercado.

gestión de tareas
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día