Las soluciones de transporte globales entran en una etapa de decadencia y, en su defecto, nacen nuevas alternativas que se adaptan a cada tipo de transporte.

Inicia una nueva era donde las empresas de transporte deben buscar soluciones que ofrezcan más potencia, se adapten mejor a sus necesidades y reduzcan las emisiones.

Este último parece ser el más importante, ya que la tendencia de los últimos años es apostar claramente por motores más sostenibles y abandonar los combustibles fósiles. Prueba de ello es el auge de los camiones ecológicos en las empresas de transporte, la inversión en nuevos motores y las restricciones de tráfico en algunas de las grandes ciudades, todo ello para reducir la contaminación y acercarnos hacia vehículos más sostenibles.

En este artículo vamos a explicarte las próximas tendencias que afectarán al transporte de mercancías, los tipos de motores que ganarán protagonismo y cuál será su uso.

¿Qué cambios se irán imponiendo?

La electrificación

Como ya hemos comentado, la sostenibilidad es un factor fundamental en el nuevo modelo de transporte de mercancías. Por este motivo, parece ser que la tendencia es ir hacia la electrificación de los motores, de los cuáles hablaremos más adelante, ya que es la opción más viable a corto plazo y la que más garantías proporciona.

Mejoras en aerodinámica

Este punto es delicado debido a la restrictiva legislación que afecta, sobre todo, a los camiones europeos en cuanto al diseño exterior de los vehículos se refiere. Se espera que en los próximos años la normativa sea más permisiva y permita hacer modificaciones exteriores en los vehículos, como los cambios en los morros de los camiones, con el objetivo de hacerlos más aerodinámicos, reducir sus emisiones y mejorar su rendimiento.

Captación de energía externa

En anteriores artículos ya hemos hablado de nuevas propuestas de captación de energía para el transporte, como es el caso de las carreteras eléctricas. Estas alternativas de captación buscan proporcionar energía para mejorar la autonomía de los vehículos electrificados y aumentar su capacidad de transporte.

Además de las ya mencionadas carreteras eléctricas, se barajan otras opciones como la recarga inalámbrica de baterías o el aumento de puntos de recarga.

Los automatismos

El auge de la tecnología también tendrá un papel fundamental en el transporte de mercancías. Entran en juego conceptos como la conducción autónoma, el reconocimiento facial, el control por voz y los sistemas de automatización de procesos, que permiten a las empresas a informar automáticamente de estados de pedidos, crear alertas pare prevenir errores, etc.

¿Cuáles serán los motores prioritarios?

Las soluciones globales van a terminar y, en su defecto, se adaptará el tipo de motor del vehículo en función del tipo de transporte que realice. En este apartado te comentamos los prioritarios y cuál será su función.

Motores térmicos

Son los más utilizados para larga distancia. Hablamos de los combustibles más comunes, tales como el gasóleo, el gas natural y toda la familia de biocombustibles.

Dentro de los motores térmicos, parece ser que el GLP (Gas Licuado de Petróleo) es una opción que cada vez cogerá más fuerza por ser una solución más sostenible y estar más preparada para ser implementada a corto plazo. No obstante, no es tan útil para largas distancias, ya que su autonomía es menor que los biocombustibles líquidos.

Otra vía para obtener una opción más sostenible es hidrogenar el combustible. El HVO o HDRD (biodièsel hidrogenado) ya es una realidad, aunque en España aún no está disponible. Se trata de un biodiésel al que se le inyecta hidrógeno para reducir su contaminación.

Motores híbridos

Los motores híbridos son otros de los que han ganado importancia en el sector del transporte de mercancías. Los más utilizados son los que utilizan un motor híbrido térmico / eléctrico, aunque dichos vehículos están pensados para rutas urbanas por lo que, a día de hoy, les hace impensables para distancias más largas. No obstante, gracias al IA (Inteligencia Artificial), se están haciendo grandes avances que podrían mejorar la capacidad de dichos vehículos.

Otra opción para los motores híbridos es utilizar metano (gas natural y gasóleo), una solución que parece destinada a utilizarse para las grandes distancias.

Motores eléctricos

Es la gran apuesta para el futuro. Los motores eléctricos son los más sostenibles y los que responden mejor a las necesidades de las empresas. Aún así, tienen varios problemas que deben resolver, como la poca autonomía que proporcionan las baterías actuales.

Por este motivo, y como ya te hemos comentado, se han estudiado nuevas vías de electrificación, como la creación de una red global electrificada, la recarga inalámbrica de las baterías, el aumento de puntos de recarga, etc.