Actualmente los automóviles cuentan con una importante cantidad de sensores que ayudan a su gestión electrónica. Las centralitas, o unidades de control, utilizan dichos sensores para gestionar el funcionamiento del motor, la seguridad y el confort del vehículo.

Los sensores inteligentes, una nueva tecnología, van un paso más allá y permiten obtener un diagnóstico completo de los vehículos en tiempo real. Esto permite ofrecer un valor añadido a los conductores de los coches, especialmente en temas de movilidad, seguridad y comodidad.

Estos sensores se basan en diferentes tecnologías (Internet of Things o Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, tecnologías de Big Data y los servicios en la nube) para innovar en el diagnóstico de los vehículos. A continuación, veamos cómo pueden ayudar los sensores inteligentes en los tres puntos mencionados.

Mejora en la movilidad

Los sensores inteligentes pueden mejorar considerablemente la movilidad de los automóviles. Por ejemplo pueden:

  • Dar información sobre las mejores rutas de conducción. Los sensores inteligentes se conectan a sistemas de GPS en tiempo real, por lo que pueden ofrecer al conductor la mejor ruta posible para llegar a su destino. Esto puede ayudar a optimizar ya no sólo un coche, sino una flota completa. Para empresas de transporte de mercancías, paquetería o logística puede ser un avance importante en la optimización de su negocio.

  • Dar información específica sobre diferentes variables del vehículo, como por ejemplo, la temperatura, y automatizar los procesos relacionados. Por ejemplo, las flotas de vehículos que transportan bienes congelados o cualquier otro alimento perecible (donde mantener la cadena de frío es imprescindible) pueden tener la temperatura automatizada, alertando al conductor en el caso de cualquier cambio y alertando también al gestor de la flota, para poder reaccionar de la mejor manera y en el menor tiempo posible.

Sensores inteligentes: rutas de conducciónLa optimización de rutas puede ser una mejora clave para las empresas de transporte.

Mejora en la seguridad

En cuanto a temas de seguridad, los sensores inteligentes con capaces de:

  • Localizar el vehículo en cualquier momento. Gracias a sus sistemas de GPS, los sensores inteligentes pueden ayudar a dar las coordenadas de cualquier vehículo, en cualquier momento. Esto es particularmente importante para empresas de alquiler de vehículos, por ejemplo, donde los vehículos pueden estar sujetos a robos. También es interesante para reaccionar en caso de accidente, y conocer el lugar exacto donde ha ocurrido el siniestro para enviar ayuda.

  • Detectar entrada y salida de pasajeros, proporcionando en todo momento la cantidad precisa de pasajeros en ese instante. Esto puede resultar muy interesante para empresas de autobuses, donde es importante llevar un control del número de personas que se encuentran en el vehículo.

  • Automatizar ciertos procesos, como por ejemplo, encender los faros automáticamente o corregir la dirección del coche si se desvía de carril. Esto puede resultar importante para conductores de camiones, quienes realizan largas jornadas de trabajo y cuyos reflejos se pueden ver afectados por el cansancio y la monotonía.

Mejora en la comodidad

La comodidad también es importante para los sensores inteligentes. Gracias a ellos los conductores pueden conducir sin preocuparse de ciertos procesos, como por ejemplo, encender la calefacción del coche si la temperatura es baja, o el aire acondicionado si es alta. El automóvil detecta la temperatura del coche y se regula automáticamente, buscando el confort de conductores y pasajeros por igual.

Mejora en el control del vehículo

Los sensores inteligentes, además, almacenan todos esos datos permitiendo lograr un verdadero control del vehículo y de las flotas al tener información precisa e histórica de todos los procesos. Como vemos, la industria automovilística está en constante evolución, y este tipo de innovaciones juegan un papel crucial en cómo será la industria de aquí a unos años.

De cara al futuro, donde contaremos con vehículos no tripulados, los sensores inteligentes son un importante avance tecnológico, ya que los coches autónomos podrán elegir sin intervención humana las rutas a seguir y mantener las condiciones adecuadas al interior del coche.