El Self-Driving supone un punto de inflexión para el sector del transporte y ayuda a las empresas a ser más competitivas

Los márgenes en el transporte y la logística son muy pequeños, por lo que las empresas buscan constantemente nuevas alternativas que les ayuden a incrementar su rentabilidad y ser más competitivos.

Bajo esa premisa, nace el Self-Driving o conducción autónoma, una tecnología que permite fabricar vehículos capaces de moverse con total seguridad con poca o ninguna aportación humana. Esta tecnología permite a las empresas ahorrar muchos costes operativos, hacer sus pedidos más rápido y, en definitiva, ser más productivos.

La conducción autónoma es especialmente interesante en los camiones, ya que puede suponer un antes y un después en el transporte de mercancías. ¿Conoces todos los sistemas autónomos y su aplicación? No te pierdas este post para conocerlos.

Tipos de conducción autónoma

Los camiones autónomos no aparecerán todos de golpe, como tampoco lo harán de la misma manera. Existen muchos tipos de tecnología autónoma que se ha estado desarrollando estos últimos años. Aquí te vamos a explicar las que han cogido más fuerza.

1- Conducción remota

Consiste en controlar el vehículo desde un centro de control, es decir, sin la necesidad de estar dentro del camión. Es una tecnología que se utiliza cada vez más en espacios controlados, como pueden ser puertos, fábricas u otras zonas donde no haya otros vehículos.

Esta tecnología necesita una latencia muy pequeña, ya que los datos deben transmitirse del centro de control al camión y viceversa muy rápidamente. Es una alternativa que ha ido evolucionando gracias al surgimiento del 5G y se espera que en el futuro cobre aún más importancia.

2- Conducción en autopista

Se espera que el primer uso del Self-driving sea para camiones que circulan en autopistas controladas y en condiciones climáticas favorables. Estos vehículos siguen necesitando un conductor a bordo, que conducirá en situaciones como el inicio y final de la autopista, pero se circulará de manera autónoma durante el trayecto dentro de la autopista. Esto liberará de cargas de trabajo al conductor, que podrá descansar o utilizar ese tiempo para avanzar en otras labores operativas.

3- Platooning

Conjunto de camiones que viajan de manera autónoma en convoy, es decir, a muy poca distancia entre sí. Este tipo de conducción se basa en que un primer conductor controle el pelotón, mientras que el resto de vehículos, gracias a sistemas de IA, realicen los movimientos de manera sincronizada con el primero sin necesidad de conductor. El platooning reduce enormemente el tiempo de reacción, permite que puedan conducir más camiones a la vez y disminuye los consumos de combustible.

¿Sabías que . . . 

el platooning reduce un 5% el consumo del primer vehículo y hasta un 10% en los siguientes vehículos?

También mejorará la conducción en equipo, ya que, si en cada camión del convoy hay un conductor, estos pueden irse rotando para controlar el pelotón y los demás podrán descansar, con lo que incrementarás el tiempo en carretera.

4- Conducción en rutas lentas

Los vehículos autónomos son cada vez más presentes en grandes instalaciones privadas. Se tratan de camiones que, gracias al poco tráfico, la baja velocidad y las acciones y rutas programadas, circulan de forma completamente autónoma.

Este tipo de conducción también puede aplicarse en vías públicas en casos puntuales que requieran circular muy despacio, como es el caso de los camiones de la basura o los vehículos de limpieza municipales.