La tendencia hacia la digitalización de procesos y las nuevas necesidades de los consumidores, llevan al sector del transporte hacia un concepto de movilidad unificado, llamado Maas (Mobility as a Service).

Como ya te avanzamos en uno de nuestros anteriores artículos, el Mobility as a Service será una de las tendencias del transporte en 2020. Los nuevos servicios de traslado compartido, el auge del renting, la importancia de la movilidad sostenible y la evolución de las necesidades de los consumidores, cobran más fuerza que nunca y demandan más flexibilidad en sus opciones de movilidad.

Por este motivo, hoy te traemos los 5 principios básicos del Mobility as a Service (MaaS), que te servirán para entender este concepto y cómo puede ayudarte a sacar el máximo rendimiento. ¡A por ello!

Que es el Mobility as a Service

El Mobility as a Service es la integración de varios tipos de transporte en un único servicio de movilidad accesible a la demanda de los consumidores.

Es decir, es un concepto que combina, precisamente, estas nuevas tendencias de movilidad urbana con otros servicios de transporte, con el objetivo de ofrecer a los consumidores un portal unificado que les ayude a solicitar servicios de movilidad. 

Cómo funciona el MaaS

Tradicionalmente, el transporte se ha basado en la compra de vehículos. No obstante, el concepto pilar del MaaS gira en torno al alquiler de servicios de movilidad, cambiando por completo el transporte personal urbano, con alternativas como el carsharing, el bikesharing y los patinetes eléctricos, entre otros.

 

¿Sabías que . . .

cerca del 50% de los ciudadanos vendería su actual coche si tuviera garantizada una red de movilidad eficiente?

 

Al mismo tiempo, esta tendencia se alinea para cumplir los objetivos de reducción de contaminación y restricción del tráfico, puesto que ofrece alternativas de movilidad más sostenibles e inclusivas.

Principios básicos del MaaS

1. Gran oportunidad para los actores tradicionales

El Mobility as a Service no debe entenderse como una amenaza al transporte tradicional, sino que es una oportunidad para mejorar tecnológicamente y adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores.

El objetivo es buscar sinergias entre todos los medios de transporte para transformarlos e integrarlos en el ecosistema actual. 

2. MaaS sirve para mejorar la experiencia final de los usuarios

El eje central del MaaS es el usuario. Este concepto busca mejorar la calidad de los servicios de movilidad, ofrecer experiencias más completas y más alternativas de transporte para cada usuario.

Si bien el Mobility as a Service se basa en clientes individuales, las alternativas corporativas también son una tendencia al alza, por lo que podríamos ver nuevos servicios destinados a entornos B2C.

3. La conectividad móvil como principal apuesta

No puede entenderse el MaaS sin la conectividad móvil. El objetivo de este concepto es ofrecer un portal unificado donde contratar servicios, por lo que es imprescindible garantizar la posibilidad de adquirir servicios desde cualquier dispositivo y lugar, y hacerlo, además, de forma segura. 

4. Acceso a nuevos mercados

Este sistema ofrece nuevos canales de venta y crea un nuevo entorno, en el que cualquier proveedor de servicios de movilidad puede unirse.

5. La monitorización de datos

Otro de los fundamentos del MaaS es la monitorización de datos en tiempo real. La idea del concepto es informar a los usuarios sobre incidencias de tráfico, aportar información adicional sobre los vehículos que contratan y las rutas, así como otros datos que mejoren la seguridad, confort y eficiencia para los usuarios. 

En este último punto, es donde el Mobility as a Service coge importancia en la gestión de tus flotas