Para que una empresa sea competitiva, es fundamental que optimice todos sus procesos logísticos.

La tecnología cambia constantemente. Por eso, es necesario que las empresas se adapten a ella y realicen modificaciones que les permitan mejorar sus procesos y ser más productivas.

Por este motivo, hoy queremos compartir contigo 5 consejos que te ayudarán a mejorar tus procesos logísticos. ¡A por ello!

1. Utiliza la tecnología adecuada

No adaptarse a los cambios tecnológicos que ofrece el mercado es un error. Al fin y al cabo, la tecnología facilita el trabajo y garantiza tener un mayor control de toda la actividad dentro de un almacén. Por ello, es importante que digitalices tus procesos logísticos. ¿Cómo hacerlo? Pues contando con las mejores herramientas y con sistemas básicos que te ayudarán a gestionar mejor toda tu actividad, como un sistema ERP para la gestión interna, un sistema logístico para la gestión del almacén y una plataforma de gestión de flotas para llevar el control de entregas y repartos.

2. Adopta una filosofía Smart

La transformación tecnológica debe ir acompañada de una gran capacidad de adaptación. Por eso te recomendamos que adoptes una filosofía Smart, sobre todo en aquellos cargos y funcionalidades más cambiantes. 

Entendemos por filosofía Smart dentro de una empresa, como la capacidad de un trabajador para adaptarse a las nuevas tecnologías. Bajo este pensamiento, surgen nuevas maneras de enfocar los cargos logísticos, como el Smart Supply Chain, del que ya te hemos hablado en anteriores artículos, y que utiliza la tecnología para mejorar su visión estratégica y hacer crecer la empresa.

 

¿Sabías que . . .

con el Smart Supply Chain se pueden reducir hasta un 40% los costes logísticos?

 

3. Gestiona tus almacenes eficazmente

Uno de los principales objetivos de cualquier empresa logística es asegurar la disposición de productos para satisfacer la demanda. Para ello, es necesario definir como vas a gestionar tus almacenes:

  • Define un método para identificar materiales y productos
  • Uso prácticas para de clasificación de productos
  • Aprende a gestionar tus stocks
  • Utiliza picking lists
  • Adquiere softwares de gestión logística 
  • Optimiza el espacio en tu almacén para aprovechar al máximo todos tus recursos

 

4. Controla el transporte

El transporte es uno de los elementos claves de la logística. Si falla, todo el proceso logístico se verá perjudicado, por lo que resulta esencial llevar un control y análisis de las mercancías fuera del almacén. Aquí te dejamos algunos de los elementos más importantes que deberás controlar:

  • Localización: es importante poder hacer un seguimiento en tiempo real de tus vehículos para saber en que punto se encuentran y el tiempo para llegar al destino.
  • Cadena de frío: utilizar sensores, como el de temperatura, te ayudará a garantizar que se mantenga la cadena del frío en todo el proceso de distribución en aquellas mercancías en las que sea necesario.
  • Sistema de alertas: disponer de ellos te alertará automáticamente de cualquier incidencia que pueda haber durante el transporte.
  • Consumos: en el caso de disponer de vehículos propios, conocer los consumos que generan y cómo reducirlos es básico para mejorar la productividad.
  • Mantenimientos: conocer el estado de los vehículos y cuándo deben realizarse los mantenimientos también es básico para garantizar las mejores condiciones de transporte.
  • Cargas y descargas: controlar el tiempo de carga y descarga de tus mercancías te ayudará a optimizar la capacidad de carga y mejorar su distribución.

 

5. Usa indicadores

Llevar un control del rendimiento de tu actividad es básico para comprender qué debes mejorar y cuáles son tus puntos débiles. Para hacerlo, la mejor forma es tener claro cuáles son los indicadores de rendimiento que intervienen en la logística. Aquí te dejamos algunos de ellos:

  • Costo medio de gestión de pedidos
  • Tiempo del ciclo de pedidos
  • Entregas completadas, en curso y pendientes
  • Entregas a tiempo