El método FIFO es una forma de gestionar eficazmente los inventarios. Las siglas FIFO provienen del inglés First In, First Out que significa coloquialmente lo primero en entrar será lo primero en salir. Esta es precisamente la esencia del método.

Se usa principalmente con productos perecederos, básicamente para evitar el deterioro de la mercancía, con el gasto económico y ecológico que eso supone.

Podríamos decir que el método FIFO es lo contrario al LIFO, en el cuál la última mercancía entrar es la primera en salir. La elección de uno u otro dependerá, como has visto, del tipo de mercancía que tengas entre manos.

¿Cómo funciona el método FIFO?

Lo primero que tienes que hacer para aplicar este método es tener muy claro cuál es el valor de tu mercancía. Esto será de vital importancia no sólo a la hora de agilizar el proceso, si no también para poder cumplir correctamente con tus obligaciones legales.

El método FIFO valora tu stock según el precio al que compraste el producto, no al que lo venderás.

Pasos para implementar el método FIFO

Las tres variables que debes tener en cuenta cuando te planteas implantar este método son lo que ha costado cada producto, el número de unidades que entran y salen del almacén y la fecha en que lo hacen.

El siguiente paso que debes realizar es registrar y tabular estos datos para poder analizarlos con posterioridad, preferiblemente con un programa informático que automatizará los cálculos y hará el proceso mucho más dinámico.

Coloca las entradas de productos en una doble columna junto con el precio de adquisición. Así obtendrás su valor. Si quieres conocer el total, solo tienes que sumar las cantidades colocadas en la columna correspondiente al precio de todas las nuevas entradas.

Al contrario, cuando se produzca la salida del producto, seleccionarás para su salida el producto más antiguo y, en consecuencia, deberás restar su valor de la entrada más antigua. Así, al sumar el valor total de producto almacenado obtendrás el valor de tu mercancía en ese momento.

Como has visto, con el método FIFO valoras tu stock en función del precio al que compraste el producto, no al que lo venderás.

 

Ventajas del método FIFO

El método FIFO tiene varias ventajas a nivel logístico que no debes despreciar:

  • Es muy recomendable cuando se trata de productos perecederos, ya que usando este método evitarás que se estropee tu mercancía antes de haberla vendido.
  • No sólo es útil para productos perecederos, si no que con cualquier tipo de mercancía evitarás que quede obsoleta.
  • Es muy útil cuando el precio de la mercancía que manejas tiende a bajar o a mantenerse con el tiempo.
  • No sólo es aplicable a la hora de realizar el inventario, si no que también puedes utilizarlo en la cadena de suministro, el transporte y el almacenamiento de todos los productos de tu empresa.

La complejidad en la gestión del inventario de tus productos aumenta en función de la naturaleza o el volumen de los mismos. Informatizar tu almacén y elegir el método más apropiado para la gestión de tus mercancías son herramientas que te permitirán maximizar tus beneficios y minimizar tus pérdidas de stock.

gestión de tareas
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día