El transporte de mercancías perecederas exige unas medidas de control muy específicas. Las mercancías perecederas son aquel tipo de mercancías que se deterioran con facilidad ante ciertas condiciones medioambientales, como por ejemplo la humedad, la temperatura o la presión.

¿Qué se considera mercancía perecedera?

Podemos considerar como mercancías perecederas a los alimentos frescos, como la carne, el pescado, los productos lácteos, las frutas y las verduras. Los alimentos congelados, por supuesto, también son alimentos perecederos donde la cadena de frío es imprescindible para su correcta conservación. También se consideran como mercancías perecederas otros productos como las plantas, flores y ciertos químicos y medicinas.

Al tratarse de productos con un tiempo de vida muy corto o que requieren de condiciones especiales, necesitan de un transporte específico hasta que lleguen a las manos del consumidor final en el mejor estado posible.

Regulación del transporte de mercancías perecederas

Por ello, en el año 1970 se firmó en Ginebra el ATP: el Acuerdo sobre Transporte Internacional de Mercancías Perecederas y sobre Vehículos Especiales utilizados con esta finalidad, que gobierna el sector de transporte de mercancías perecederas y regula el sector para que las mercancías lleguen en las mejores condiciones a su destino final.

A su vez, regula el tipo de vehículos utilizados y supervisa que sigan al pie de la letra la normativa de la ATP. Por otro lado, es importante conocer los tipos de vehículos que recomienda la ATP, y qué tipo de transporte se recomienda según el producto transportado.

Transporte de plantas y floresLas plantas también se incluyen en el transporte de mercancías perecederas.

Tipos de vehículos que se utilizan en el transporte de mercancías perecederas

Según la ATP, las mercancías perecederas se pueden transportar en cuatro tipos de unidades de transporte:

  • Unidades isotérmicas: Este tipo de unidades están construidas con paredes, piso, techo y puertas aislantes que limitan el intercambio de frío y calor entre el interior de las unidades y el exterior.
  • Unidades refrigerantes: Las unidades refrigerantes son unidades isotérmicas con una fuente de frío que puede bajar la temperatura de la caja hasta los -20ºC.
  • Unidades frigoríficas: Las unidades frigoríficas son unidades isotérmicas que van un paso más allá de las refrigerantes. Cuentan con un dispositivo que produce frío individual o colectivo que permite disminuir la temperatura de la caja y dejarla entre 12ºC y 20ºC.
  • Unidades caloríficas: Las unidades caloríficas son unidades isotérmicas que permiten elevar la temperatura de la caja, manteniéndola constante a valores nunca inferiores a 12ºC.

Estas unidades de transporte pueden ser terrestres, marítimas o aéreas.

Transporte terrestre de mercancías perecederas

Los camiones refrigerados utilizados para el transporte de mercancías perecederas son ideales para distancias cortas: por ejemplo, dentro de las fronteras de un mismo país. El transporte de mercancías perecederas de forma terrestre permite que el transporte sea muy económico.

Transporte aéreo de mercancías perecederas

Sin embargo, el transporte terrestre para mercancías perecederas se desaconseja para recorridos más largos, y se aconseja más bien utilizar transporte marítimo o aéreo, según convenga. En el caso del transporte aéreo, esta es una opción muy rápida y fácil que permite que las mercancías lleguen a su destino final en un máximo de 48 horas, sea cual sea el destino.

Por ejemplo, muchas frutas y verduras tropicales que se consumen en España, como el aguacate o el mango, provienen de Latinoamérica y son transportadas en avión.

Transporte marítimo de mercancías perecederas

El transporte de mercancías perecederas por vía marítima, por su lado, se utiliza principalmente para frutas y verduras resistentes, como los cítricos, o para productos congelados. En el caso de las frutas y verduras, estas se suelen recoger antes de que hayan madurado y se transportan en condiciones de temperatura y humedad que favorezcan la maduración durante el trayecto, para que lleguen en un estado óptimo a su destino y puedan ser distribuidas y consumidas.

En el caso de los productos congelados, el transporte marítimo es el transporte ideal para este tipo de productos ya que los congelados tienen un tiempo de vida muchísimo más largo, siempre y cuando se mantenga la cadena de frío. Para ello, se utilizan contenedores con temperatura controlada.

Como se puede apreciar, es importante conocer las regulaciones de la ATP y el mejor tipo de transporte según la mercancía transportada. De esa manera, se pueden tomar las decisiones más adecuadas para ello.

gestión de tareas
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día
Descubre cómo nuestra solución te ayudará en tu día a día