Aprender a organizar y gestionar correctamente el espacio de tu almacén es clave para sacar una mayor productividad a tu actividad empresarial.

No obstante, para muchos jefes de almacén, optimizar su stock y el espacio de su nave se convierte en un quebradero de cabeza. Eso es así porque, en la mayoría de los casos, no tienen en cuenta pequeños conceptos que son claves en la optimización.

En este artículo, vamos a darte 7 consejos que debes conocer para optimizar el espacio de tu almacén. ¡No te lo pierdas!

Consejos para optimizar tu almacén

1. Usa el sistema de zonificación

Para gestionar eficazmente tu almacén, existen varios métodos. Uno de ellos es el método FIFO, del que ya te hemos hablado en otros artículos, que consiste en que la primera mercancía en entrar en el almacén será la primera en salir.

En el caso del sistema de zonificación, sirve para encontrar la ubicación ideal del material en el almacén y reorganizar la que se crea necesario.

Aunque no es recomendable cambiar el lugar de los productos cada poco tiempo, sí lo es hacerlo cada cierto tiempo, si con ello vemos que mejoramos la eficiencia de nuestro trabajo. Para ello, deberemos tener claro los siguientes aspectos:

  • Las zonas habilitadas para la recepción de mercancías
  • Los tipos de productos almacenados
  • El uso recurrente de cada producto
  • El espacio que ocupan
  • Cuál es la ubicación ideal de cada producto
  • Cómo va a afectar la movilidad de los productos

Estos datos nos permitirán encontrar la mejor alternativa para garantizar la máxima productividad de tu almacén.

2. Realiza inventario regularmente

Es imprescindible para tener un control de todo lo que hay en el almacén. Te permitirá identificar el exceso de stock y aquellos materiales que tengan signos de deterioro.

Además, podrás prescindir de aquello poco útil o que no se utiliza por el motivo que sea.

3. La limpieza es muy importante

Es uno de los puntos más importantes. Parece muy obvio y tal vez creas que es innecesario que te la mencionemos, pero te sorprendería saber la cantidad de empresas que tienen carencias en este aspecto.

Muchas veces la gran rotación de algunos productos dificulta darle la debida dedicación a un aspecto tan fundamental como este. Al no hacerlo, nos encontramos con un almacén desordenado y con objetos que no deberían estar allí.

4. Habilita espacios para imprevistos

Los imprevistos están a la orden del día en cualquier sector. Si bien es cierto que, con la tecnología adecuada, como un ERP o un software de gestión de flotas,  deberías ser capaz de minimizarlos y solucionarlos más rápidamente, no podrás evitar que surjan. Hablamos de excesos de stock, material que se adelanta a su entrega, etc.

En dichos casos, para facilitar la movilidad y mantener tu almacén ordenado, recomendamos habilitar un espacio para imprevistos. Esta zona servirá para almacenar todo el producto imprevisto o pendiente de categorizar, aunque sólo debe utilizarse cuando sea necesario; de lo contrario, el material va a acumularse y no va a servir de nada.

5. Divide el material según categorías

Esto va a hacer que tardes menos en buscar documentos o materiales. Puedes hacerlo según el tipo de material, su tamaño o la frecuencia de uso. Utiliza el criterio que más te ayude a organizarte. Hacerlo va a facilitarte mucho el trabajo y tu almacén va a tener un aspecto más ordenado.

Ten en cuenta que también es oportuno identificar estas categorías o secciones, para que sea fácilmente visible para tu plantilla y no resulte tedioso la reorganización de tu almacén.

6. Organiza en vertical

El espacio en un almacén es limitado. Eso hace que a menudo nos cueste ubicar nuevos materiales o que no tengamos suficiente espacio en caso de tener imprevistos. Para solucionar este problema, te recomendamos que utilices altas estanterías que te permitan aprovechar el espacio vertical.

Coloca el material menos utilizado arriba de todo. De esta manera, optimizarás el espacio de tu almacén y quedará mucho más limpio a ojos de cualquier persona.

7. La digitalización es tu gran aliada

Aprovechar la tecnología marca la diferencia en hacer las cosas bien o hacerlas de la manera óptima. Las plataformas de gestión de flotas te proporcionarán mucha más información, agilizarán los procesos y gestiones y evitarán tener más objetos de los imprescindibles.

Eso sí, ten en cuenta que la tecnología no evita ser desordenado. Vacía tu bandeja de entrada del correo regularmente, no dupliques archivos innecesariamente, crea carpetas para encontrar más rápidamente los archivos, etc.