El combustible es uno de los mayores costes para cualquier empresa de transporte, por lo que resulta imprescindible aprender a gestionarlo y minimizarlo.

Muchas empresas creen que el combustible es un coste que no se puede gestionar y que es 100% inevitable. Lo cierto es que, cualquier vehículo, puede ahorrar significativamente su combustible si sigue una serie de consejos. En este post, te explicaremos los 4 más importantes.

 

1. Elige adecuadamente

Es el primer paso para ahorrar combustible. No todos los vehículos son iguales ni tampoco sirven para todos los tipos de transporte. Así pues, te recomendamos que sigas los siguientes consejos:

  • Elige tu vehículo en función de el tipo de ruta que realices y el tipo de mercancía que transportes. Adecuar cada tipo de vehículo a cada ruta te permitirá, de entrada, ahorrar gran parte del consumo de combustible. 
  • El tipo de combustible también es determinante para ahorrar. En anteriores artículos ya te hemos hablar de los nuevos tipos de motor existentes en el mercado. Una de las primeras cosas que deberás decidir es el tipo de combustible que utilizas, teniendo en cuenta el tipo de rutas, la distancia, etc.
  • La tecnología que te acompañará es tan importante como tu vehículo. Las plataformas de gestión de flotas son las que realmente te ayudarán a conseguir el mayor ahorro en combustible. Pero no todas son iguales. Uno de tus tareas será comprobar cuál se adapta mejor a tus necesidades e implementarlo. 

¿Sabías que . . .

puedes llevar a ahorrar hasta un 20% el consumo de combustible con la tecnología adecuada?

 

2. Mantén tu flota en el mejor estado

Los vehículos son el activo más importante de toda empresa de transporte. Pero para seguir ofreciendo el mejor servicio de manera productiva, es necesario que se encuentre en las mejores condiciones. Ten en cuenta que las piezas en mal estado o los elementos poco cuidados aumenta considerablemente el consumo en tu combustible. Veamos ahorra algunos consejos para evitarlo:

  • Comprueba regularmente la presión de los neumáticos
  • Revisa regularmente los filtros del motor (filtro de aire, de aceite y de combustible) para comprobar que estén 100% operativos. 
  • Vigila la aerodinámica del vehículo para asegurarte de que no haya elementos que causen más resistencia durante la conducción y, por lo tanto, consuman mayor consumo. Esto es interesante en aquellos vehículos donde se cargan materiales visibles, tales como camionetas, remolques, etc.

Para hacer estas comprobaciones regulares, y para muchas más, te recomendamos que creas tu propio plan de mantenimiento, que te permitirá prevenir incidencias y ahorrar grandes costes. 

 

3. Realiza una conducción eficiente

Para consumir la mínima gasolina necesaria, es importante que como conductor sigas estas simples reglas. Así, verás cómo tu consumo en combustible se reduce y como ello puede afectar positivamente a tu salud:

  • Conoce las características del motor de tu vehículo, para conocer sus intervalos de revoluciones para llegar al par y la potencia máxima.
  • Arranca el motor sin apretar el acelerador. Una vez haya suficiente presión en los calderines, ya podrás iniciar la marcha.
  • Utiliza sólo la primera marcha para arrancar el vehículo y cambia a segunda a los pocos metros, en el par máximo de revoluciones del motor. No revoluciones el vehículo en exceso.
  • Conduce con marchas largas, ya que son las que menos combustible gastan.
  • Viaja con una velocidad uniforme y constante, evitando acelerones y frenazos innecesarios.
  • Al desacelerar, hacerlo levantando el pie del acelerador para frenar aprovechando la inercia del vehículo. Pisa el freno sólo cuando sea necesario.
  • No dejes el motor en ralentí en paradas prolongadas: cuando se pare más de dos minutos, para el motor.
  • Mantén una distancia de seguridad, ya que te permitirá tener más margen para acelerar y frenar.

4. Aprende a repostar barato

Saber cómo repostar barato es también fundamental. Muchos conductores repostan en la primera estación de servicio que encuentran, sin tener en cuenta que pueden estar pagando de más por el mismo producto. Sigue estos consejos y verás cómo disminuye tu consumo de combustible:

  • Evita repostar durante los fines de semana y en los días de operación salida o retorno. ¿Sabes por qué? No es una sorpresa: los fines de semana y los días claves de operación salida o retorno (vacaciones o puentes) el precio del combustible es considerablemente más elevado que el resto de días. Si tienes que repostar, llena el depósito entre semana o los días previos a las fechas señaladas.
  • Busca gasolineras de pueblos o cooperativas. Evita repostar en gasolineras de ciudad, autovías y autopistas: las gasolineras de pueblos, zonas rurales o cooperativas ofrecen, sin duda, precios más económicos. Además, ten en cuenta que no todos los carburantes son iguales.
  • Reposta a primera hora de la mañana. Aunque el precio sea el mismo que el de la noche, repostar por la mañana puede ayudarte a ahorrar ya que, al ser la temperatura más fría, la densidad del líquido es menor y más combustible cabrá en tu deposito.
  • Utiliza aplicaciones para descubrir las gasolineras más económicas. Las nuevas tecnologías y la economía colaborativa nos permite hoy en día poder compartir información sobre las gasolineras más baratas a través de aplicaciones para el móvil. Al planificar tu ruta, guíate de estas apps para decidir en qué gasolinera repostar.